Parálisis de la Vida

Soñé que tenía diecinueve años, me sentía perdida, no reconocía a las personas y las miraba con máscaras, evitando ser descubiertas. Me saludaban y sentía esa energía de desprecio hacia mí, quizá por ser nueva en este mundo, en esta edad.

Todo era muy extraño vivía en un país tercemundista, vivíamos en crisis económica pero sobre todo en una crisis humana increíble. Los niños trabajaban porque no había estudio para ellos o por lo menos no para los pobres y los que iban a la escuela no tenían maestro dispuesto a enseñarles. Los refugios seguros daban como fruto niñas muertas.

Proponían una ley  contra las personas que estaban dispuestas a amar pero por ser del mismo sexo no podían hacerlo porque resultaba ofensivo para la sociedad y sobre eso prohíben el derecho y la obligación del conocimiento sexual a los adolescentes. Claro, era para nada ofensivo atropellar a trece estudiantes que protestaban porque debían hacerlo, porque era su obligación como jóvenes que buscan un país mejor, que exigen su derecho de estudio.  El odio no era indignante, el odio no era despreciable para esa sociedad.

Soñé cómo un grupo de personas que no habían logrado en su vida nada por ellas mismas se empeñaban en, a mis espaldas, intentar destruir mi integridad y como se obligaban a creer que lo que hacían era lo correcto y como otras solo guardaban silencio ante la injusticia. Un par de supuestas feministas formaban parte del mismo pero la práctica de la sororeidad era escasa en su creencia, doble moral.

Doble moral, esas eran las dos palabras que más describían el mundo en donde me encontraba en esos momentos, en donde si un pobre roba un pan está condenado a muchos años de cárcel pero si el Estado asesina a 43 niñas todos los que forman parte de él siguen en libertad.  Un país cínico donde quienes más comentan y opinan sobre lo que pasa son personas que nunca han sufrido y no se imaginan lo que es tener una necesidad y peor aún, lo hacen detrás de una pantalla.

Vivía en un lugar en el cual ser sensible era un defecto, donde no nos conocíamos o creíamos que nos conocíamos mucho solo por haber aceptado una solicitud de amistad pero debíamos publicar cosas del agrado de los demás, de los que vivían pendientes a lo que hacemos con nuestra vida sino era de su agrado podíamos decepcionarlos. Síndrome de Esclavitud Cibernética.

Había perdido un sueño y los demás se rieron de mí, se alegraron de mi fracaso fingiendo ser superiores y por un momento, tan solo por un momento lograron su objetivo pero luego recordé que yo sí tenía metas y que una derrota no iba a cambiar mi rumbo.

Este sueño desde el primer momento se volvió una pesadilla aunque tuve la esperanza de que iba a cambiar, pero no. Estaba en esa etapa en donde una se siente sola e impotente al ver todo lo que sucede alrededor, estaba suspendida en el tiempo pero todo lo que me rodeaba seguía su curso, su rutina y solo observaba me sentía como en una parálisis del sueño pero aplicada a mi vida diaria.

Finalmente desperté; tengo diecinueve años.

Desapego

 

Tengo tu olor impregnado, combinación de tabaco junto a la que recuerdo era tu loción preferida. Veía tus ojos cuando cerraba los míos. Me paraba frente al espejo y te reflejabas, múltiples nudos invadían mis garganta, me agitaban la respiración, me recordaban que debía ser fuerte. No puedo olvidar lo amigos que éramos desde que nos vimos por primera vez. Mi amor por ti fue verdadero, fue ciego, fue fiel.

Recuerdo bien que era tu favorita, aunque no lo decías frente a los demás pero sabes muy bien que era nuestro secreto. Éramos cómplices. Me decías que era muy inteligente y todos mis cumpleaños me hacías creer que era la mejor persona que conocías y ahora que lo pienso, si era así o no me ayudaste a en verdad creer que lo era. Fantaseaba con cuidarte hasta el fin, llenarte de amor porque sabes tú muy bien lo amorosa que soy.

Mientras yo más crecía, más sentía tu lejanía. Siempre he sido una persona muy fuerte y eso lo saqué de mi madre, creo que por eso era lo que más te gustaba de mí. Me veías a los ojos como alguien que encontró el futuro más prometedor del mundo y yo veía los tuyos como quien mira la seguridad y la felicidad que necesita en su vida y todo eso reducido en unos ojos verdes.

No comprendo cómo llegué a tenerte tanta fe si en mi interior yo sabía todo lo que sucedía. Cada vez que me hablabas sentía punzadas hirientes en el corazón, y mil basuritas en los ojos provocadas por tus mentiras. Me desfilaste a toda clase de mujeres. Empecé a esconderme de ti evitando que todo lo que había visto en ti desde un principio se fuera esfumando poco a poco hasta llegar al punto de disolverse, me introduje en un sinfín de libros que me alejaban de la realidad y ocultaban mi dolor.

Te fuiste…

Te fuiste en el peor momento aunque ahora que lo pienso, ningún momento era el indicado. Yo ya había crecido y tu abandono tocó mi corazón forrándolo de una nube de dolor, desolación y tristeza. Pero soy fuerte, ¿recuerdas? creo que para eso me preparaste al final de todo y te lo agradezco. Me sequé o me secaste eso no lo sé pero dejé de creer en el amor o tuve miedo, creo que más la segunda que la primera y evité encontrar tu presencia en alguien más porque tu presencia me da miedo. Dependí de ti y me ayudó a no depender otra vez de nadie que no sea yo. Y después de tanto, soy feliz.

Sigo siendo tan fuerte como cuando me dejaste o quizá aún más. La oscuridad se fue. Te aprecio mucho pero estoy segura que ya no te quiero, ya no te espero y ya no te sueño pero sé que nunca te negaría nada porque no sé, supongo que así somos las hijas…

Bailando

Bailaba sola en el cuarto tenía quizá unos seis cuadros de piso que mi cuerpo los imaginaba como una gran pista de baile y la música se reproducía desde mi computadora yo tenía los ojos cerrados y estaba despeinada, como siempre. Me movía sin coordinación dejándome llevar por la música escuchaba a un grupo colombiano y yo cantaba “Estoy caminando con cierta libertad, camino despierto, camino despierto”.y de pronto sentí las mejillas mojadas.

El concepto de lo que es realmente sentirse vivo no tiene nada de relación con lujos, la vida son cosas pequeñas que se disfrutan y se sienten en el corazón como bailar sola y con pasión una canción que te marcó para bien, o pasar un día entero leyendo sin preocuparte de nada más o incluso algo tan pequeño como desabrocharte el brasier al final de un día cansado.

Libertad es luchar por las cosas que te llenan en la vida, mantener tu pensamiento firme porque es lo que vos pensás y no lo que los demás piensan y creen que está chilero solo porque sí. Libertad es poder ser lo que sos y si no lo sabés tener la libertad de descubrirlo.

Cuando se critica una obra de arte sea cual sea, la crítica habla más sobre el crítico que sobre la obra misma, lo mismo sucede cuando se da una opinión sobre otra persona pues la perspectiva de las personas cambian, muchas veces se coincide como otras no. Pero mientras mejores personas queremos ser intentamos que nuestras críticas sean mejores.

Y si una no es aprobada ¿qué tan importante es serlo? si te gustás, si vos te aprobás no hay nada más delicioso que eso.

Yo quiero ser una buena crítica, quiero disfrutar, quiero bailar hasta perder el control quiero ser una mujer mejor y diferente. Quiero ser lo que soy sin censura ni vergüenza a ser expuesta a los prejuicios de la sociedad quiero ser libre y no correr peligro por eso.

Quiero ser mía incluso en el amor, quiero que el amor sea para dos seres y que cada quien haga crecer las alas y juntos respirar la paz y la alegría.  Y sino quiero el amor que eso también sea respetado, quiero disfrutar la música, el arte, la desnudez, la libertad y mi espiritualidad.

Me he sentido menos triste y no es precisamente por falta de razones pero el amor que cada vez me tengo, el cuidado que me doy me hace sentirme una mujer más plena, pura y feliz. Disfrutar de las cosas pequeñas hace que sienta muchos girasoles que me alegran por dentro el corazón.

 

 

 

Agujero morado

Cuando me sequé la última lágrima fui feliz

A veces solo sentís como caes y caes en un hoyo, en algún agujero negro. Lo malo es  que no siempre caes sola, a veces caen contigo más personas pero separadas. Otras, se cae sola pero con toneladas de sueños destruidos, de promesas sin cumplir o sentimientos sin decir sobre ti haciendo peso, te quiebran y te hunden.

Luego me pregunto cómo dejar de pensar en ya no pensar, en cómo ser suficiente, en cómo saltar del vacío, cómo aliviar un corazón roto aún cuando no fuiste tú quien lo rompió, y como arreglar tu corazón roto si no tenías intenciones de padecer de eso tan pronto.

Aceptas responsabilidades que no te corresponden y sentís impotencia porque no sabes cómo asumirlas, impotencia por no poder responder a ellas como se espera o incluso como tú quisieras.

Darte cuenta que no pudiste ser la superheroína que esperabas ser, darte cuenta que no podes sanar ese corazón que era tan lindo y que ahora solo busca esconderse para no ser lastimado una vez más, para que no sepan que es débil, para que no se den cuenta de sus ganas de sentir pero a veces es  mejor así, evitar el dolor que fue tan difícil de apasiguar.

Te aconsejan e incluso tú lo sabes, que la única persona capaz de alegrarse y hacerse sentir mejor sos tú misma pero y qué si necesitas esa sonrisa que te alegra el alma, no se puede luchar contra eso y si se puede a veces solo no se quiere y ya.

Y es que todos tenemos momentos así, de soledad repentina donde todo lo que construís parece destruirse y a la vez, destruirte.

Pero no siempre es porque todo se acabe, o porque las cosas van a seguir así, quizá lo único que necesitas es darte cuenta que lo que necesitabas era rebotar en la realidad, de una manera no tan buena darte cuenta que es necesario ponerte a pensar sobre lo que sos o lo que haces y apreciar las cosas que tenés o las personas que están a tu alrededor que te dan el amor que tanto buscas en seres que no existen.

A veces se necesita el empujón a la nada, a la soledad para darte cuenta que no siempre se está en el top, que no siempre se va a tener todo a los pies, es necesario para saber quienes son las personas que en realidad estarán con nosotros en los momentos difíciles.

Es verdad, nosotros no elegimos muchas cosas con las que nos enfrentamos o con las que vivimos pero tenemos el poder de modificarlas, de cambiar el patrón o de elegir otras cosas que posiblemente nos gusten o nos convengan más.

Mi punto es que a veces nos sentimos rotos, tristes y vacíos y eso también está bien, no es un delito ni un pecado aunque si lo fuera, no me importaría. Está bien sentirse triste algunas veces y la tristeza tiene la solución más bonita, porque el amor siempre te va a alegrar el corazón.

 

 

Voluntadiosa

jj

Me dicen que soy muy voluntariosa pero más creo que soy una voluntadiosa

Me he preguntado seriamente si yo tengo algún problema o es que veo el mundo con otros ojos, pero es que lo veo tan real, tan lindo de cosas tan lleno de oportunidades para ser mejor que me preocupa estar rodeada de autómatas.

El día a día que paso veo que nos despertamos y hacemos las mismas cosas de la misma manera que lo hicimos dos meses atrás sin ningún objetivo alguno, lo hacemos porque es lo que hay incluso en numerosas ocasiones hasta he escuchado comentarios como “para esto nací” aunque cada día de trabajo sea un martirio, lo hace porque no es capaz de renunciar a algo que no le gusta o romper los esquemas de la sociedad.

Escucho a diario comentarios de personas que quieren ser exitosas y con eso se refieren a tener cinco maestrías y eso está bien pero al preguntar por qué lo quieren, no lo saben. Cada quien tiene diferentes conceptos del éxito y de la vida y lo respeto pero sería bueno que lo hiciéramos porque en verdad lo queremos.

En este mundo y en la vida en sí pareciera que automáticamente nacemos con un rol, es más ni hemos nacido y ya nos tienen la ropa rosada o azul para sacarnos al mundo y etiquetarnos de algo que nosotros como seres prematuros no sabemos nada al respecto, luego nos atoran con etiquetas y juguetes de superhéroes o modelos porque así es la vida, porque ese es el erróneo pensamiento de educación que existe.

Recuerdo a la perfección que yo nunca jugué con muñecas las tuve pero no las usé, fui más de libros, así me aprendí todos los animales y muchas cosas más que aprendí con el tiempo y nadie lo vio como algo bueno, siempre me dijeron que yo no hacía lo que las niñas normales hacían.

Me alegra haber sido la rara porque siento que me libero muchas veces de ser un autómata más, me gusta saber que tengo algo que es mío o que hago cosas por mí aparte de las que hago por los demás, me agrada saber que puedo parar el tiempo y sentarme a escribir, me agrada saber que puedo decidir lo que quiero para mí y lo que no, sin miedo a romper sus expectativas porque en realidad no me importan.

Disculpen, pero no creo que la vida sea eso que todos planean me refiero a pasar años en la universidad estudiando no lo que les gusta si no lo que les va a dar dinero, luego casarse tener hijos y quedarse ahí con su vida disque perfecta pero sintiendo un vacío.

Somos seres humanos pensantes y también sentimos. Nuestros sueños son diferentes y los motivos para vivir lo son también. Tenemos un mundo lleno de cosas buenas y de oportunidades para aprovechar con tanto que aprender.

Dejemos de auto-envenenarnos con noticias malas y con malas vibras o personas que no aportan nada bueno en nuestras vidas, hagamos lo que realmente nos gusta, seamos lo que queremos ser o como mejor nos sintamos, besemos el espejo todos los días.

No subestimemos a las personas que nos rodean, ni a las que queremos, mucho menos a las que nos ayudan porque una empleada doméstica puede ser mucho más inteligente que un ingeniero con tres maestrías pero tal vez ella no tuvo las mismas oportunidades que el señor “licenciado”.

Somos un gran grupo de seres humanos existentes en la Tierra por lo que  nuestro objetivo debería ser apoyarnos los unos a los otros y de manera colectiva enfocarnos en hacer un mundo mejor, los jóvenes tenemos todas las herramientas para hacer de la guerra la paz y del amor al odio, lo único que hace falta es la unión y voluntad.

Paz y amor.