Galería

Jimmy Molares y yo

ec2523e7f48b3ba0cea643e8343994e0--girl-illustrations-illustration-art

Jimmy Molares es un payaso neófito de la política. Gobierna bajo las indicaciones de la corrupción, un pueblo que necesita atención, educación y salud. Desde su posición como presidente del país Jimmy Molares me duele justamente como las molares.

Me duele muchísimo, no me deja dormir bien, no importa hacia qué lado de la cama me incline. Las molares afectan hasta mi atención en clase de lingüística y tocarla me da miedo porque siento que me dolerá más allí, en mi lucha por un mejor país. Se esfuma mi fe cuando me informo sobre el país. Como un dolor de muela, me destroza la tiranía. Jimmy Molares me duele con fervor y sin compasión. Y yo, yo estoy a tres píldoras de desvanecerme en completa desnudez, en representación de todo lo que nos han arrebatado, ante la resignación de mi futuro.

Galería

El verano, el café y vos

El verano, es tan abrasador

como mi amor

relampaguea sobre mi

tristeza y ser ríe entre

lágrimas dulces

me eriza los pulmones.

El verano me recuerda

a ti, eres mar en esta tierra

de rocas de cristal

movías tu cuerpo sobre el

mío al ritmo de las

olas y te respiré como

al agua .

Te observo detrás

del humo que exprime

el café.

El café, siempre le

he tenido mucha envidia

te gustó más que yo,

a mí, a mí el café

me enfría el recuerdo.

Soy extranjera del universo,

no encajo en esta tierra

no entiendo a la gente

no lloro como los demás.

Converso con la muerte,

con tu muerte y te veo convertido

en fantasma como lo dice

aquella triste canción.

Quiero nadar en

el insomnio eterno, porque

sé que pronto cerraré mis ojos

para dormir infinitamente

en tu amor, mi amor.

 

 

 

 

Galería

¡Ay vida!

¡Ay vida! Enséñame a perdonarme. Que el llanto me caiga fuerte. Ayúdame a ser màs humana y menos soberbia. A sentir, a amar cada vez con màs intensidad. No cortes mis aletas, las necesito para volar. Universo no te detengas, gira y sana el duelo carmesì que ha caminado conmigo en este tiempo.

Tristeza, tenme compasión. Es un nuevo año y sigo perdida en el laberinto que me lleva hacia mí. Luna, límpiame de amor y de sueños rotos. Quiero ser verso en este poemario que es la vida, quiero ser luz en los túneles de las derrotas.

¡Ay vida! Tú me has visto a la deriva, los alacranes escalando en mi impotencia y la soledad, como la serpiente, se enredaba soñadora en mi alma. Le supliqué a todos los dioses entre lágrimas y me encontré más alejada. Me conocí y rescate al quetzal, mi álter ego infinito. No me dejes dejar de soñar.

Me fumo los girasoles y reflorecen en mis pupilas desgastadas por la poesía, las letras se introducen en mis pezones en donde se vuelven mar y huelen a sal. El agua me alimenta, floto en la laguna de la libertad, quiebro todos los cristales que encierran mi viento. El alba me espera al final de este camino, mientras pueda amarla y disfrutarla antes de caminar por los mundos opuestos.

Querida muerte, soy hija del abandono. Por favor, cuando vengas no te vayas, no me abandones. Vida, por favor permíteme aventurarme en las aguas de los amores a los que he amado efímeramente con todo el corazón.

Galería

Yo sí te creo

Imagen: Sivan Karim

Derramo lágrimas por todo mi ser

por lo que has tenido que sufrir, mi hermana

mis ojos se cubren de negro, de rabia

no queremos disculpas, queremos justicia

sus manos mugrosas marcadas en tu cuello como

gusanos en los miedos, los murciélagos yacen en

los machos hasta tragarse los sesos y dejarlos

inmóviles, estamos atrapadas en la

jaula que es la sociedad, tu dolor nos duele a todas

te respaldaremos y recogeremos los pedazos hasta

construirte, cuidaremos tu corazón

te llenaremos de fuerza porque

juntas somos poderosas, somos amor,

somos poesía.

 

 

Nadie puede tocarnos, estamos unidas por el

enojo, la impotencia nos hizo perder el miedo y

tenemos fortalecida el alma, recuerda que yo sí te creo

con los dientes lucharemos por ti y por todas

yo sí te creo porque yo también he sido lastimada

yo sí te creo porque entiendo que no es no

yo sí te creo porque sequé tus lágrimas sangrientas

yo sí te creo porque también tengo miedo

yo sí te creo porque también estoy destrozada

yo sí te creo porque veo tu sufrimiento en el rostro

yo sí te creo y no estás sola

Yo sí te creo

 

 

Galería

El Silencio

Que florezcan girasoles en mi sordera

que la música se incruste en mi cerebro

que los fantasmas apaguen el ruido

y mis demonios dancen con euforia el silencio

 

que el líquido de mi ser lo inhale tu universo

la oscuridad se esconde temblorosa por no poder dar luz

y las mariposas revolotean en el miedo de mis  hombros tornasol

pájaro inmóvil no asustes a mis monstruos

 son el único lazo que conecto

con las

alas de mi poesía