Agujero morado

Cuando me sequé la última lágrima fui feliz

A veces solo sentís como caes y caes en un hoyo, en algún agujero negro. Lo malo es  que no siempre caes sola, a veces caen contigo más personas pero separadas. Otras, se cae sola pero con toneladas de sueños destruidos, de promesas sin cumplir o sentimientos sin decir sobre ti haciendo peso, te quiebran y te hunden.

Luego me pregunto cómo dejar de pensar en ya no pensar, en cómo ser suficiente, en cómo saltar del vacío, cómo aliviar un corazón roto aún cuando no fuiste tú quien lo rompió, y como arreglar tu corazón roto si no tenías intenciones de padecer de eso tan pronto.

Aceptas responsabilidades que no te corresponden y sentís impotencia porque no sabes cómo asumirlas, impotencia por no poder responder a ellas como se espera o incluso como tú quisieras.

Darte cuenta que no pudiste ser la superheroína que esperabas ser, darte cuenta que no podes sanar ese corazón que era tan lindo y que ahora solo busca esconderse para no ser lastimado una vez más, para que no sepan que es débil, para que no se den cuenta de sus ganas de sentir pero a veces es  mejor así, evitar el dolor que fue tan difícil de apasiguar.

Te aconsejan e incluso tú lo sabes, que la única persona capaz de alegrarse y hacerse sentir mejor sos tú misma pero y qué si necesitas esa sonrisa que te alegra el alma, no se puede luchar contra eso y si se puede a veces solo no se quiere y ya.

Y es que todos tenemos momentos así, de soledad repentina donde todo lo que construís parece destruirse y a la vez, destruirte.

Pero no siempre es porque todo se acabe, o porque las cosas van a seguir así, quizá lo único que necesitas es darte cuenta que lo que necesitabas era rebotar en la realidad, de una manera no tan buena darte cuenta que es necesario ponerte a pensar sobre lo que sos o lo que haces y apreciar las cosas que tenés o las personas que están a tu alrededor que te dan el amor que tanto buscas en seres que no existen.

A veces se necesita el empujón a la nada, a la soledad para darte cuenta que no siempre se está en el top, que no siempre se va a tener todo a los pies, es necesario para saber quienes son las personas que en realidad estarán con nosotros en los momentos difíciles.

Es verdad, nosotros no elegimos muchas cosas con las que nos enfrentamos o con las que vivimos pero tenemos el poder de modificarlas, de cambiar el patrón o de elegir otras cosas que posiblemente nos gusten o nos convengan más.

Mi punto es que a veces nos sentimos rotos, tristes y vacíos y eso también está bien, no es un delito ni un pecado aunque si lo fuera, no me importaría. Está bien sentirse triste algunas veces y la tristeza tiene la solución más bonita, porque el amor siempre te va a alegrar el corazón.

 

 

Un comentario sobre “Agujero morado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s