Mi liberación.

¿Cómo saber si lo que nos han impuesto es realmente lo correcto?

Desde que nací mis padres decidieron que yo iba a ser católica por el resto de mi existencia, me bautizaron e hice mi primera comunión. Hace un año, cuando iba a hacer mi confirmación porque hay que seguir los debidos “sacramentos” me desperté y me pregunté si yo de verdad creía en todo eso o lo hacía solo porque era algo que me habían impuesto desde que nací.

Desde siempre he sido una persona a la que le ha gustado la lectura a pesar de que en mi casa no es un hábito, yo lo tengo. Los libros enseñan mucho y la mayoría de las veces te ayudan a cuestionarte infinidad de cosas, y te enseñan también a aceptar a los demás y ser feliz, ahí descubrí también la doble moral en la cual vivía y viven muchas personas debido a que por ser católica decían que ni se me ocurriera pensar que las demás religiones tenían razón en ciertas cosas porque solo mi religión era correcta y buena. Como si eso definiera si una persona es buena o mala.

Luego me di cuenta que la religión y Dios son relativos pues nuestras creencias y costumbres dependen mucho de donde vivimos, se puede decir que ambos son geográficos ya que si viviese en Islam posiblemente andaría ahí siendo sumisa y con todo mi cuerpo cubierto pero no, nací acá y me tocaba creer en Dios.

Por último pensé en el terror que me daba el hecho de no ser aceptada en el famoso cielo e irme al famoso infierno. Pero luego empecé a estar de acuerdo en que las mujeres no tenemos que servir ni estar para el hombre siempre, dejé de somatarme el pecho y decir que por mi culpa en el “Yo confieso” porque no debo cargar esa culpa ni yo ni nadie.

Pero si en verdad existe alguien superior que nos quiere no creo que nos condene a algo tan malo y si lo hace todos nos encontraremos en el mismo lugar porque para ser sinceros nadie sigue sus pasos e independientemente de eso, pienso que las malas acciones y las buenas son relativas dependiendo de nuestros criterios o manera de ver el mundo en que vivimos y que hay que parar con todos estos estereotipos y hay que dejar de imponer las cosas o creencias únicamente porque para nosotros son válidas. Cada quien elige lo que quiere ser y en lo que quiere creer y me parece que eso es correcto, valiente, admirable y fantástico.

Regresando al tema de la lectura, uno de mis escritores favoritos actuales guatemaltecos dice que la religión que nosotros seguimos ni siquiera nos corresponde, no es de nuestro lado del mundo. También dice que cuando nos morimos no hay dicho cielo ni infierno, únicamente nos morimos y cuando nuestra alma vuela se convierte en polvo de estrellas y yo, le creo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s